Los caballos m√°s famosos de la historia

La historia de la humanidad est√° muy ligada a la historia del caballo. Estos equinos nos han acompa√Īado en todo momento a lo largo de nuestra existencia. Es uno de los animales que m√°s servicios a prestado al hombre, si no el que m√°s. Han sido tan importantes, que los historiadores que se encargaban de apuntar todas las aza√Īas de los grandes personajes de la historia tambi√©n recordaban a sus caballos.

A continuaci√≥n te ense√Īamos los caballos m√°s importantes de la historia por orden cronol√≥gico. Esta es una lista solo de caballos reales, en otra entrada pondremos los caballos mitol√≥gicos, de libros, pel√≠culas…

marengo caballo de napoleón

Bucéfalo, 326 a.C

Es el caballo que acompa√Ī√≥ a Alejandro Magno en todas sus conquistas. Se le considera por muchos como el caballo m√°s famosos de la antig√ľedad.

Su nombre en griego significa ‚ÄúCabeza de buey‚ÄĚ. Recibi√≥ este nombre por su cabeza redondeada y la anchura de su frente.

Seg√ļn Plutarco, Buc√©falo fu√© comprado por el rey Filipo II de Macedonia. Era un caballo muy salvaje y agresivo, de sangre muy caliente. Se relata que el caballo recelaba de su propia sombra por lo que Alejandro Magno para montarlo le gir√≥ la cabeza hacia el sol, ceg√°ndole y subi√©ndose de un brinco. Desde entonces Buc√©falo solo se dejaba montar por Alejandro.

Muri√≥ a los 30 a√Īos durante o despu√©s de la batalla de Hidaspes en 326 a.C

Estrategos, 220 a.C

Fue el caballo favorito de Aníbal. Fue traído expresamente de Tesalia. La razón es que pretendía tener un caballo equiparable a Bucéfalo de Alejandro Magno, el cual había nacido en esta región.

Era un caballo de grande y musculoso, de pelo negro y muy r√°pido. Anibal llev√≥ a Estrategos a todas sus campa√Īas militares, incluido el paso de los Alpes y la invasi√≥n de Italia.

Genitor, 70 a.C

Fue un caballo nacido en los establos de Julio Cesar. Nacio con atavismo (varios dedos largos rematados en pezu√Īa). Los sacerdotes tomaron esta rareza como un designio de los dioses, llegando a decir que quien lo montase conquistar√≠a el mundo. De esta forma Genitor se convirtio en el caballo favorito de Julio Cesar, prohibiendo que nadie m√°s lo usara.

Incitato, 40 d.C

Fue el caballo preferido de Cal√≠gula. Era un caballo de carreras nacido en Hispania. Las narrativa de la historia indican que la devoci√≥n de Cal√≠gula por su caballo Incitato llegaba a extremos rid√≠culos. Por ejemplo se dice que mand√≥ construir una caballeriza de m√°rmol con pesebres de marfil, as√≠ como jardines a su alrededor y 18 sirvientes para su cuidad personal. Dorm√≠a con mantas de color p√ļrpura (las m√°s caras de aquella √©poca) y llevaba collares de piedras preciosas. Se dice incluso que Cal√≠gula quer√≠a hacer c√≥nsul a Incitato.

Participaba en las competiciones celebradas en el hipódromo de Roma. Al parecer solo perdió una carrera, tras lo que ordenó que mataran lentamente al auriga (conductor del coche de caballo de la época)

Othar, 434 d.C

Este fue el caballo de Atila, conocido por ser el √ļltimo y m√°s famoso rey de los Hunos. La frase m√°s famosa para describir a Othar dice ‚Äúpor donde pisa mi caballo no vuelve a crecer la hierba‚ÄĚ.

Este caballo era de la raza Tarp√°n, una raza ya extinta de caballos salvajes de las estepas asi√°ticas.

Los Hunos consideraban a los caballos como algo sagrado y una continuaci√≥n de su alma, tanto era as√≠ que seg√ļn los historiadores se le ten√≠a el mismo respeto a Othar que al propio Atila.

Babieca, 1050 d.C

Este caballo perteneció al conquistador Rodrigo Díaz, más conocido como El Cid Campeador. Era una caballo norteafricano, de gran agilidad y velocidad, algo muy valorado en los caballos de guerra los cuales solían ser pesados y relativamente lentos.

Seg√ļn la Leyenda de la Carde√Īa, fue el caballo sobre el que la esposa de El Cid mont√≥n el cad√°ver de √©ste para hacer creer a sus enemigos que segu√≠a vivo. Despu√©s de esto, no volvi√≥ a ser montado y muri√≥ dos a√Īos m√°s tarde, a la edad de 40 a√Īos. Fue enterrado en alg√ļn lugar del Monasterio de San Pedro de Carde√Īa.

Marengo, 1800 .C

Era uno de los caballos de Napoleón Bonaparte. Era el preferido de éste, destacando de entre los 130 ejemplares que poseía para su uso personal.

Era un caballo de raza √°rabe, m√°s bien peque√Īo (145 cm) y de constituci√≥n fuerte.

Fue herido ocho veces a lo largo de su vida, particip√≥ en numerosas batallas como Austerlitz, Jena, Wagram y Waterloo. En esta √ļltima fue capturado por Guillermo Henry Francis Petre. Vivi√≥ alrededor de 38 a√Īos. Su esqueleto se encuentra en el Museo Nacional del Ej√©rcito de Sandhurst, Inglaterra.

Palomo, 1819 d.C

Fue uno de los caballos de Simón Bolívar. Era blanco, de gran estatura y una cola que llegaba casi al suelo. Fue un regalo de Casilda Zafra, una campesina de la población de Santa Rosa de Viterbo. Sobre este caballo Bolívar venció en las Batallas del Pantano de Vargas, Boyacá, Bomboná y Junín.

Sobre el final de Palomo existen dos historias. La primera dice que Bolívar se lo regaló al general Andrés de Santa Cruz. La segunda dice que Palomo murió en el pueblo de Mulaló cuando Bolívar venía desde Ecuador hasta Bogotá.

Siete Leguas, 1914 d.C

Era el caballo del revolucionario Mexicano José Doroteo Arango Arámbula, más conocido como Pancho Villa.

Algunos historiadores dicen que no era un caballo si no una yegua. Se dice que Pacho Villa le puso este nombre debido a sus cualidades extraordinarias, pudiendo recorrer 38 kilómetros en un día o lo que es lo mismo siete leguas.

Huaso, 1949 d.C

Fue un caballo chileno con el cual Alberto Larraguibel bati√≥ la marca mundial de salto de altura de equitaci√≥n el 5 de febrero de 1949 en Vi√Īa del Mar, Chile. La marca lograda fue de 2.47 m, saltando 3 cm m√°s que la anterior marca establecida por el jinete italiano Antonio Guti√©rrez y su caballo Ossopo en 1938.

Para batir el r√©cord necesit√≥ de tres intentos. Al primer intento de pasar el salto, el caballo rehus√≥, neg√°ndose a pasar las varas; Al segundo intento, Huaso pas√≥ las manos, pero roz√≥ con el vientre botando una de las varas. En el tercer y √ļltimo intento, pasaron bien.

Después de batir el récord, Huaso paso el resto de sus días en la Escuela de Caballería el Ejercito en Quillota, donde tendría derecho a pasearse por los prados sin que nadie lo montara nunca más.

Desde entonces se ha intentado varias veces superar la marca alcanzada por Huaso pero ha sido in√ļtil, por lo que a√ļn ostenta el r√©cord del mundo.

Artículos relacionados
caballo de troya

Caballos de fantasía más importantes

Descubre las Triples Coronas m√°s importantes del mundo

Caballo andaluz blanco

Mejores razas de caballos

Descubre las razas de caballos m√°s importantes del mundo.

mejores carreras de caballos

Carreras de caballos m√°s importantes

Descubre las carreras m√°s importantes del mundo

SICAB 2019

Ferias de aballos

Descubre todas las ferias de caballos en Espa√Īa